mucho en una foto

Escrito por Alberto el .

De izquierda a derecha: Alberto Amunsen, Rafa Valladolid, Alvarito, un servidor (con la cuchara entre los dientes), Agusteen (detrás), Javier, Jesús, la PK de Elena, el side de mi tio Agus, Silvia? (al bode de la foto)

La J50 de Félix Alimaña Dominguez

Escrito por Alberto el .

Lujo mini


Félix A. Dominguez nos muestra este tesoro único en españa,
llamativa por su rareza, coqueta y “cool”. (articulo aparecido en el DT15)

1964. La marca de Scooters Innocenti asentada en Milán a orillas del río Lambro estaba en su apogeo,
con varios modelos de scooter Lambretta punteros en el mercado. Pero el mundo de la locomoción y
principalmente la variante de utilitarios cambió muy rápidamente y en 1968 la producción de scooters
había decrecido no solo en Innocenti sino en otras marcas, como Piaggio, de una forma drástica. El
pequeño nuevo utilitario de la casa Fiat (Fiat 500) consumía poco más que las scooters y era más confortable.
Además, su precio era solamente el doble del de una Lambretta SX200.
La gama “I”, que ha sido denominada erróneamente “j” por la similitud de ambos diseños de grafías
en mayúsculas (no olvidemos que en italiano no existe la letra “j”), vio la luz en 1964 con el modelo
“J50”, además del 100 (Cento) y el J125.


En lo que se refiere al modelo de 50cc. que nos ocupa, su principal característica (algunas de ellas
compartidas con los modelos de mayor cilindrada de la serie “j”) era un chasis mucho más ligero y
pequeño, lo que hace pensar que su objetivo era llegar al público femenino. Otra característica especial
eran sus ruedas de 9”. Con sus tres marchas lograba una velocidad punta de 38’5 km/h y, como se trataba
de lanzar un modelo básicamente económico, no contaba ni con cuentakilómetros ni con bloqueo del
manillar, aparte de tener un piloto trasero mucho más pequeño que el clásico. En cuanto al motor, es
básicamente como el de las series Li, central, si bien montado con el cilindro en vertical.

En 1966 se llevaron a cabo una serie de modificaciones, tales como el cambio de tres a cuatro
marchas, lo que no significó un aumento en la velocidad punta. También se rediseñó el asiento dual y
el propio chasis, que fue reforzado. Las ruedas pasaron a ser las de 10”.
En enero del 68, para acomodarse a los tiempos, Innocenti reclamó los servicios
al ingeniero Nuccio Bertone para rediseñar varios de los modelos ya existentes. De este trabajo
surgieron las nuevas DL y la serie “J”. Entonces nació al J50Deluxe.

El modelo es básicamente igual a la J50 anterior, pero volviendo a las tres marchas: la cuarta
servía para poco. Incluía además una serie de modificaciones estéticas, como el asiento sencillo para un
solo pasajero, el rack para transportar bultos detrás y el cambio en los cierres de los paneles que ya serían
de clip. Se le incorporaron flashes similares a los de la SX150 en los cófanos laterales y la leyenda "Deluxe"
en ambos paneles.


Las tiras del escudo pasaron de ser de plástico a ser de goma con sus raíles de aluminio y terminales cromados.
Tanto éstas como las gomas antivibración siempre fueron grises. El caballete y sus terminales, negros. Su producción fue
de 28582 unidades y en abril de 1970 dejó de fabricarse, poco antes de la desaparición de la marca Lambretta.


Este modelo costaba 120.000 liras, unos 62 euros, y se podía conseguir en tres colores: verde mela (manzana),bianco nuovo
y azurro acquamarina, que es el modelo que os mostramos. Como nunca llegó a fabricarse en España, este modelo en concreto es extremadamente raro; ésta es la única unidad que conocemosen nuestro país.


Destaca la situación del carburador al mismo lado del cárter, lo que obligaba a permutar la posición habitual de las llaves de
cierre del aire y del grifo de gasolina; y el acceso a su filtro de aire por debajo del asiento, sólo posible si se retira el cubo de goma
que hace de portaherramientas. La capacidad del depósito es de 6’2 litros, lo que le daba una autonomía
aproximada –dicen- de más de 300 kilómetros. Su potencia es de 1’47 caballos a 4.500 revoluciones.

El tambor delantero viene preparado para adaptarle el cable del velocímetro, lo que hace pensar que
algunos de los modelos sí que llevaban su “cuenta kilómetros” en el manillar, aunque no en esta unidad.
La amortiguación delantera es la habitual en otros modelos de Lambretta. Sin embargo la trasera,
además de un amortiguador de muelle adaptado en el mismo lugar que en otros motores de la marca
pero sin sujeción al motor, contaba con otro realmente elegante que además sujeta la parte trasera del
carter. La parte delantera de éste va atornillada directamente al chasis exterior en ambos lados. Al
llevar el cilindro en vertical es imposible figar el carter al nervio central. Carece de luz de freno posterior,
pero sí que contaba con luz de posición, además de las de cruce y carretera.


El encanto de este exclusivo modelo, a pesar de sus limitaciones, es obvio. Es una lambretta preciosa,
otro de los maravillosos legados de Innocenti. La serie "I", junto con las "Lui", la antes mencionada
"DL" y algunos motocarros, prototipos yproyectos -como el motor bicilíndrico o las ruedas
de 12"- adelantados a su tiempo fueron lo último que se creó en la fábrica. En 1972 Lambretta cerró
definitivamente sus puertas en Italia

Tweedvernal

Escrito por Alberto el .

Nos vamos tres años atrás para recordar la primera Tweedvernal, volveremos este año a Rebollo y su estupenda tasca...

 

YUJU!

 

 

Online bookmaker the UK whbonus.webs.com William Hill
http://bigtheme.net/wordpress
Сачак/Ламперия Прочети тук